pestaña

Testimonios

Pastora Dinora de Vargas

Tenemos 27 años de pastorear esta iglesia y doy gracias a Dios porque hemos alcanzado cosas muy grandes hasta esta fecha. Nosotros estábamos llegando a un momento donde decíamos: “Habrá algo más que todo lo que hemos hecho por estos años?”. Doy gracias a Dios porque llegó el momento de conocer ese “algo más”, porque conocimos Casa de Dios. Podemos decir que hemos empezado de nuevo, somos como niños aprendiendo y preguntando cómo se hacen las cosas. Doy gracias a Dios porque el Modelo de Jesús está llenando nuestros corazones, está entrando a la iglesia y estamos viendo cambios, cosas que nosotros deseábamos antes. Yo quiero invitarlos donde quiera que están a que aprendamos juntos a ensanchar nuestras tiendas,  nuestras estacas. Hay un lugar en el modelo de Dios para tu vida, un lugar donde Dios te está llamando.

Pastora Ruth de Ruiz

Creemos que el Señor nos ha dicho: “Id y haced discípulos a las naciones”, y ahora nosotros tenemos ese deseo en nuestro corazón. Queremos llevar a nuestra iglesia ese deseo de servir, que cada una de las personas sirva en diferentes áreas como lo hemos visto aquí. Deseamos llevar ese sentir a nuestra iglesia,  ensanchar la visión y el ministerio que el Señor nos ha dado, como dice el libro de Isaías, como el agua va a cubrir toda la tierra. Ahora tenemos un sentir muy fuerte que el Señor nos da en Guatemala, que es ganar, discipular y hacer de estas personas siervos del Señor, pues en esta visión todos, hombres, mujeres y niños tienen un lugar.

 

Pastor Elvin González

Entiendo que hay una manera, que hay un modelo que Jesús nos ha dejado para poder llevar a cabo no solamente el evangelizar y llevar a las personas a los pies de Cristo,  sino que se establezcan en la iglesia y ayuden a las obras que hay que hacer en el servicio al Señor. Ha sido tan tremendo lo que hemos recibido, Dios ha hablado claro a nuestro corazón y queremos que todo el mundo reciba de igual manera lo que nosotros hemos recibido, que es el Modelo de Jesús.

Pastor Mario Carvajal

Les cuento que estamos muy entusiasmados con el trabajo que estamos realizando aquí en la iglesia, hasta este momento hemos hecho 2 encuentros: uno de puro liderazgo al que llevamos 67 personas y luego uno de jóvenes al que asistieron 76 chicos, los dos fueron espectaculares y de mucha bendición, ahora mismo estamos preparando uno solo de mujeres y mi esposa esta a cargo.

En el encuentro de lideres los hermanos regresaron con una idea clara acerca de como deben hacer las cosas para cuando les toque ir solos, que decir de los jóvenes vinieron entusiasmados y por supuesto con ganas de trabajar.

Nos estamos esforzando por hacer las cosas según las aprendimos en el CEIM, les hemos hecho saber a los hermanos que la meta debe ser un discípulo maduro y ofertante que abrace la visión de la misma manera en que nosotros lo hicimos.

Eliseo Alvarado

Les quiero testificar que el encuentro de hombres del pasado fin de semana fue glorioso, nuestra prioridad en llevar a este retiro espiritual fueron las personas que ganamos en el segundo reto, Dios nos dio el privilegio de ganar personas que tenían mucha influencia en la iglesia católica, personas que formaban parte de pandillas y personas que nadie se interesaba por ellas, sin embargo fueron transformados por el poder de Dios.

Me impacto mucho como estas personas estaban arrepentidas, por sus pecados y como Dios les dio una nueva identidad, también me sorprendí tanto que cuando ore por una persona que tenia zafado el brazo, como Dios obro en el.

Hoy estamos muy agradecidos con Dios por lo que esta haciendo en nuestras vidas al transformarnos en ofertantes, cuando anteriormente solo éramos demandantes.

Gracias a dios y al CIEM por pensar en nosotros, estar en el modelo de Jesús es lo mejor que podemos experimentar especialmente cuando estamos sumergidos en el río de dios.

Gracias hermano  por sus consejos, su apoyo y oraciones. En estos días nos estamos preparando para los post-encuentros y luego iniciar la academia con esta segunda generación.

 

pestaña-blanca
© 2018 Centro Internacional de Estudios Ministeriales - Todos los derechos reservados